El audio 

imagen cd Almagua

 

Este es mi segundo trabajo publicado relativo al sonido.

El primero fue hace ya tres años:  Sonidos Puros.  Este primer trabajo me ha dado muchas satisfacciones y respondía al trabajo de cuatro años ofreciendo sesiones de sonido meditativo con cuencos tibetanos, campanas, flautas, panderos… y un montón de instrumentos que han viajado conmigo por muchas partes de España. Es lo que llamé “viaje de sonido”.

Comencé en Septiembre de 2008 ofreciendo sesiones de “terapia de sonido”.  Hace siete años en España no era tan conocido, casi una novedad. Ahora mismo, en todas las ciudades de España,  hay uno o varios o muchos terapeutas de sonido haciéndose un hueco en el panorama de terapias alternativas o en la música alternativa… Nos queda mucho ciertamente.

Llevo ya mucho tiempo pensando cómo podemos evolucionar y profundizar en la terapia del sonido y en lo que podemos ofrecer a las personas que les gusta disfrutar de una sesión de sonido, bien en grupo, bien individualmente. Por ejemplo: para mi no se trata de tocar o tañer o batir un cuenco tibetano y sentirlo, o hacerlo sentir.  Es mucho más que eso.  No se trata de que sea bonito, agradable o suave… se trata de comprender más profundamente y aplicar mejor el sonido tan especial que producen estos instrumentos en nosotros mismos y en las personas que acuden a las sesiones.  La experiencia, la observación, el conocimiento de otras disciplinas… esa es la diferencia. Luego que cada uno elija.

A día de hoy, la terapia de sonido, la sonidoterapia, la sonoterapia, la cuencoterapia…. aun es ” tierra por explorar”. Mucho queda por hacer para fundamentarlo.

En mi deseo de seguir avanzando y paralelamente en este tiempo he conocido o  participado, dentro de mis posibilidades, del trabajo de los artistas sonoros, músicas raras, la improvisación y la música improetnofusión, entre otras cosas.

Me gusta mucho la idea de acercarme a la “poesía del sonido”.  Un sonido capaz de crear emociones,  del mismo modo que lo hace la palabra cantada.  Evidentemente sabemos que la música compuesta por los diferentes autores a lo largo de la historia tiene, en parte, esa intención: crear emoción.  Quiero ir en busca del sonido que crea en la persona una experiencia sonora.  Esta música no está en una partitura en este momento si no que surge de “pautas” experimentadas pero también dejadas a la creatividad del momento.

 

Otro ingrediente fundamental es el encuentro con el sonido de la naturaleza. Para mi esto ha sido un antes y un después en el concepto de silencio-escucha, sonidos y sonido.  El sonido del agua, los pájaros, el silencio de la nieve, los ríos, riachuelos, cascadas… Sin duda, en el entorno natural tenemos la posibilidad de reencontrar rincones aún secretos de nuestra alma, encontrar la calma, recuperar la salud y volver a recuperar energías perdidas.

Por las tardes, sobre todo en la primavera, iba a pasear a escuchar el sonido del agua, los pájaros, la lluvia. Quise que estos sonidos estuvieran en el audio con el fin de mover a una experiencia.

Rio Duero Covaleda

De este modo quiero seguir explorando en una poética del sonido del mismo modo que la poética de la palabra. 

 

El audio está hecho una única pieza de 60 min. Es decir no tiene tracks por elección propia.  De este modo puede ser usado por terapeutas en sus sesiones.

Un asunto importante es, como en Sonidos puros, tiene una licencia Creative Commons.  Esto también es una elección propia meditada.  De este modo: cc

Esta licencia no se aplica al libro porque tiene su copyright de autoria de Ángeles Sanz Vicario

Mi deseo es que les guste y lo disfruten.

 

 

CD ALMAGUA